miércoles, 25 de noviembre de 2009

La Eucaristía, corazón del sacerdocio



La Eucaristía, corazón del sacerdocio Prosigue el año dedicado a la oración por los sacerdotes. En este vídeo, cuarto de la serie iniciada en este website, se habla sobre la unión entre el sacerdocio y el Santo Sacrificio. http://presbbitero.blogspot.com/feeds/posts/default





Año Sacerdotal (19 de junio de 2009 - 11 de junio de 2010)

Oración oficial para el Clero para el año sacerdotal

Señor Jesús:

En San Juan María Vianney Tu has querido dar a la Iglesia la imagen viviente y una personificación de tu caridad pastoral.

Ayúdanos a bien vivir en su compañía, ayudados por su ejemplo en este Año Sacerdotal.

Haz que podamos aprender del Santo Cura de Ars delante de tu Eucaristía; aprender cómo es simple y diaria tu Palabra que nos instruye, cómo es tierno el amor con el cual acoges a los pecadores arrepentidos, cómo es consolador abandonarse confidencialmente a tu Madre Inmaculada, cómo es necesario luchar con fuerza contra el Maligno.

Haz, Señor Jesús, que, del ejemplo del Santo Cura de Ars, nuestros jóvenes sepan cuánto es necesario, humilde y generoso el ministerio sacerdotal, que quieres entregar a aquellos que escuchan tu llamada.

Haz también que en nuestras comunidades –como en aquel entonces la de Ars– sucedan aquellas maravillas de gracia, que tu haces que sobrevengan cuanto un sacerdote sabe /“poner amor en su parroquia”/.

Haz que nuestras familias cristianas sepan descubrir en la Iglesia su casa –donde puedan encontrar siempre a tus ministros– y sepan convertir su casa así de bonita como una iglesia.

Haz que la caridad de nuestros Pastores anime y encienda la caridad de todos los fieles, en tal manera que todas las vocaciones y todos los carismas, infundidos por el Espíritu Santo, puedan ser acogidos y valorizados.

Pero sobre todo, Señor Jesús, concédenos el ardor y la verdad del corazón a fin de que podamos dirigirnos a tu Padre celestial, haciendo nuestras las mismas palabras, que usaba San Juan María Vianney:

“Te amo, mi Dios, y mi solo deseo
es amarte hasta el último respiro de mi vida.
Te amo, oh Dios infinitamente amable,
y prefiero morir amándote
antes que vivir un solo instante si amarte.
Te amo, Señor, y la única gracia que te pido
es aquella de amarte eternamente.
Dios mío, si mi lengua
no pudiera decir que te amo en cada instante,
quiero que mi corazón te lo repita
tantas veces cuantas respiro.
Ti amo, oh mi Dios Salvador,
porque has sido crucificado por mi,
y me tienes acá crucificado por Ti.
Dios mío, dame la gracia de morir amándote
y sabiendo que te amo”./ Amen.






Oración por los sacerdotes de la exhortación apostólica Pastores dado vobis

Autor: Juan Pablo II

Oh María,
Madre de Jesucristo y Madre de los sacerdotes:
acepta este título con el que hoy te honramos
para exaltar tu maternidad
y contemplar contigo
el Sacerdocio de tu Hijo unigénito y de tus hijos,
oh Santa Madre de Dios.*

Madre de Cristo,
que al Mesías Sacerdote diste un cuerpo de carne
por la unción del Espíritu Santo
para salvar a los pobres y contritos de corazón:
custodia en tu seno y en la Iglesia a los sacerdotes,
oh Madre del Salvador.

Madre de la fe,
que acompañaste al templo al Hijo del hombre,
en cumplimiento de las promesas
hechas a nuestros Padres:
presenta a Dios Padre, para su gloria,
a los sacerdotes de tu Hijo,
oh Arca de la Alianza.

Madre de la Iglesia,
que con los discípulos en el Cenáculo
implorabas el Espíritu
para el nuevo Pueblo y sus Pastores:
alcanza para el orden de los presbíteros
la plenitud de los dones,
oh Reina de los Apóstoles.

Madre de Jesucristo,
que estuviste con Él al comienzo de su vida y de su misión,
lo buscaste como Maestro entre la muchedumbre,
lo acompañaste en la cruz,
exhausto por el sacrificio único y eterno,
y tuviste a tu lado a Juan, como hijo tuyo:
acoge desde el principio
a los llamados al sacerdocio,
protégelos en su formación
y acompaña a tus hijos
en su vida y en su ministerio,
oh Madre de los sacerdotes.

Amén



Oración por la Santificación de los sacerdotes

Autor: SS. Pablo VI

Ven, oh Espíritu Santo, y da a los sacerdotes, dispensadores de los
misterios de Dios, un corazón nuevo que actualice toda su educación y
toda su preparación, que les haga conscientes cual sorprendente
revelación del sacramento recibido, y que responda siempre con nueva
ilusión a los incesantes deberes de su ministerio, en orden a tu
Cuerpo Eucarístico y a tu Cuerpo Místico. Dales un corazón nuevo,
siempre joven y alegre.

Ven, oh Espíritu Santo, y da a nuestros sacerdotes, discípulos y
apóstoles de Cristo Señor, un corazón puro, capaz de amarle solamente
a Él con la plenitud, el gozo, y la profundidad que solo Él sabe dar,
cuando constituye el exclusivo y total objeto del amor de un hombre
que vive de tu gracia; dales un corazón puro que sólo conozca el mal
para denunciarlo, combatirlo y huir de él; un corazón puro como el de
un niño, pronto al entusiasmo y a la emoción.

Ven, oh Espíritu Santo, y da a los ministros del pueblo de Dios un
corazón grande, abierto a tu silenciosa y potente Palabra
inspiradora; cerrado a toda ambición mezquina, a toda miserable
apetencia humana; impregnado totalmente del sentido de la Santa
Iglesia; un corazón grande, deseoso únicamente de igualarse al del
Señor Jesús, y capaz de contener dentro de si las proporciones de la
Iglesia, las dimensiones del mundo; grande y fuerte para amar a
todos, para servir a todos, para sufrir por todos; grande y fuerte
para superar cualquier tentación, dificultad, hastío, cansancio,
desilusión, ofensa; un corazón grande, fuerte, constante, si es
necesario hasta el sacrificio, feliz solamente de palpitar con el
Corazón de Cristo y de cumplir con humildad, fidelidad y valentía la
voluntad divina. Amén.




Oración por los sacerdotes

Autor: Su Santidad Pio XII

Oh Jesús, Pontífice Eterno, Buen Pastor,
Fuente de vida, que por singular generosidad
de tu dulcísimo Corazón nos has dado nuestros
sacerdotes para que podamos cumplir plenamente
los designios de santificación que tu gracia
inspira en nuestras almas; te suplicamos: ven
y ayúdalos con tu asistencia misericordiosa.

Sé en ellos, oh Jesús, fe viva en sus obras,
esperanza inquebrantable en las pruebas, caridad
ardiente en sus propósitos. Que tu palabra, rayo
de la eterna Sabiduría, sea, por la constante
meditación, el alimento diario de su vida interior.
Que el ejemplo de tu vida y Pasión se renueve en su
conducta y en sus sufrimientos para enseñanza nuestra,
y alivio y sostén en nuestras penas.

Concédeles, oh Señor, desprendimiento de todo interés
terreno y que sólo busquen tu mayor gloria. Concédeles
ser fieles a sus obligaciones con pura conciencia
hasta el postrer aliento. Y cuando con la muerte del
cuerpo entreguen en tus manos la tarea bien cumplida,
dales, Jesús, Tú que fuiste su Maestro en la tierra,
la recompensa eterna: la corona de justicia en el
esplendor de los santos.


Amén.

No hay comentarios:

::::::::::...FACEBOOK...::::::::::

Google+ Followers

Conferencia Episcopal Boliviana - IGLESIA VIVA

música católica

noticias.aol

música

aciprensa

Radio Vaticano

Orden Carmelitas Descalzos - Burgos

wordpress

Red de Medios de Comunicación de Centroamerica y México

Bolivia Misionera: la Iglesia en Bolivia

Agencia Boliviana de Información

Radiovaticana.org

Noticias de ACI Prensa

Congreso Mariano ECUADOR (utpl)

radio

Discípulos y Misioneros

UNICEF Cuaderno de terreno

CatInfor.com

h2onews

Iglesia noticias Encuentra

EWTN español

Meditacion

Radio Betania

Ayuntamiento de Burgos

ESPAÑA deporte MARCA

Protect the Pope (Reino Unido)

Xt3 Library Resources

Formación de Adultos Hispanos

Formación Pastoral para Laicos

Dios en la vida ordinaria

CIUDADANO X

L I T U R G I A

ARGENTINA

MENSAJERO

RELIGIÓN DIGITAL

RELIGIÓN DIGITAL
España y el mundo

Religión Confidencial

Obras Misioneras Pontificias (Agencia Fides)

Se ha producido un error en este gadget.

posterous

RADIO PALABRA

música

Mi lista de blogs

RIIAL México

eju.tv

Lectio Divina

INFODECOM

frienfeed